Archivo de la categoría: Cuentos desde la Cripta

Pesadillas con una cómoda

Otra semana más y otra semana que, creo, voy a hablar más de la máquina de Control Numérico que de informática. Estas cosas pasas cuando no tienes un profesional cualificado para el puesto y, al que pones, no le das formación.

La mesita, bien, gracias.

El problema lo ha dado la cómoda. Al igual que la mesita, al final las piezas entran a la medida exacta en la máquina CNC. Lo de «exactas» es un decir, pues siempre bailan entre medio y un milímetro a causa del canto chapado. La cómoda es bastante más grande que la mesita (Perogrullo dixit), llegando al metro de ancho la tapa media y la base. Por razones operativas (debido a que la tapa media llevaba taladros pasantes y a la colocación de las ventosas que sujetan la pieza), la tapa media la he tenido que poner con el lado largo según el eje Y de la máquina, que es el lado corto de la bancada. Esto me ha supuesto algún problema a la hora de hacer las «rutas de salida» de las herramientas, ya que me encontraba muy cerca de los límites del eje Y, y en un par de intentos me ha dado error de fuera de límites. En fin.

El problema, muy puñetero, ha sido el siguiente: una desviación de unos dos milímetros en el eje X por cada metro en el eje Y. Toma ya. Lío. La ranura es más profunda por un lado que por otro (tres y uno, respectivamente). El rebajo para la trasera es más profundo por un lado que por el otro. Previsiblemente, los taladros están descuadrados. La pieza no es válida.

Lo curioso es que esta desviación no se producía en los costados, que llevan el lado corto apoyado en Y y el lado largo según X, así que me imagino que debe de ser un problema de los pistones contra los que se apoya la pieza. Me explico: la bancada tiene en la esquina correspondiente al punto 0 una serie de pistones que hacen de tope para colocar la pieza. En el eje Y tiene dos, que son móviles y, dado cómo se produce el descuadre de la pieza, me imagino que es el segundo pistón, el más alejado, el que me está dando problemas.

En resumen: que la pieza sale descuadrada al no poder hacerla entera en la máquina. Consultando el manual (¡qué bien me vendría un puñetero curso, pero el jefe no se da por aludido!) resulta que puedo girar los ejes mediante una orden (ROT,ángulo). Calculando en AutoCAD y luego por el simple método de prueba y error, con una rotación antihoraria de 0,12º parece que cuadra.

El problema siguiente ha sido que Y0 no parece estar donde debería, en el borde de la pieza, sino un milímetro y pico más allá. Normalmente, cuando la pieza se cuadra en la máquina, trabajamos con unos ejes para la pieza por lo que esta desviación no se da. Mi duda ahora es si esa desviación se da en el centro absoluto del mandrino principal o también se va a dar en el centro absoluto de los taladros, disco y taladros horizontales (sí, cada uno tiene el suyo; lo averigüe el día que hice un agujero en la bancada con una broca horizontal que usaba el centro absoluto del mandrino principal).

Todo esto ocurre porque la cómoda y la mesita tienen unas ranuras y rebajos decorativos que obligan a que la pieza ya vaya chapada. Si hubieran decidido hacer una moldura (algo más lógico a mi ver, ya que estamos hablando de dormitorio tirando a clásico) toda la pieza se habría mecanizado en la máquina CNC y hace una semana y media que ya estarían hechos los dormitorios. Y yo podría dedicarme a dos programas en Visual Basic que estoy haciendo y que también corren su prisa.

Ains…

Y todavía queda la tapa, el xinfonier y el armario.

Viva la organización

Llevan unas tres semanas detrás mía para que haga los programas de Control Numérico de la nueva colección de dormitorios. Llevo una semana liado con los dichosos programas, concretamente con la mesita. Son cuatro piezas las que se van a hacer en la máquina CNC: los costados grandes, la base, la tapa y una tapa a media altura, que separa los cajones inferiores del cajón superior.

Después de hablar con el responsable de la serie, de tomar medidas de los prototipos en la sala de pintura y barnizado (con el consiguiente colocón), medidas que no se corresponden con las piezas de serie, sea dicho de paso, hacer las piezas en CAD y comprobar que encajan, hacer y deshacer los programas, de tener al jefe (y a sus hijos) encima porque cincuenta mesitas tenían que estar hechas para ayer, después de todo eso y cuando ya tengo los programas terminados, ocurre que:

  1. El zócalo de las mesitas no ha llegado (y con la huelga de transportes, ya veremos cuando llegan, que aunque el transporte sea propio, los piquetes no discriminan y masacran por igual). Sin todas las piezas, ya me contarán cómo hacemos las mesitas para ayer.

  2. Como no hay zócalo, ni siquiera una muestra, las dimensiones de la base y de los rebajos para encajar con los zócalos no son firmes y, por lo tanto, no se pueden hacer las bases.

  3. <>El resto de las piezas resulta que llevan los cantos chapados (son de DM, ya nadie fabrica en madera maciza, es DM o aglomerado chapado). Esto supone que los programas que he hecho no valen, ya que partían de la pieza en bruto, que es un poco más grande que la pieza terminada, con las caras superior e inferior ya chapadas. Perfilaba la pieza para dejarla en sus medidas exactas y luego taladraba, ranuraba, rebajaba y cualquier otra cosa que hiciera falta. Ahora se debe perfilar y chapar y luego hacer el resto. Esto supone que la pieza entra ahora en la máquina CNC con las medidas exactas, con lo que, si no está perfectamente alineada con los ejes de la máquina, tendremos pieza defectuosa. Lo gracioso es que si la tapa llevara una moldura, sería mucho más fácil de trabajar, ya que lo hace la propia máquina de CNC.

Para rematar, tengo que hacer «para mañana» una base de datos de clientes, las visitas que han hecho lo viajantes y representantes a esos clientes, así como los muebles nuestros que tienen en exposición. Por supuesto, con sus formularios de entrada de datos, un par de consultas, etc.

Y eso, el lunes

El Equipo A

Yo ya no sé qué soy ni en qué trabajo. Me están obligando a mutar en algo similar al Equipo A o McGyver (te encierran en un garage con restos y malas herramientas y esperan que hagas un milagro). Lo último que tengo que hacer, ideas del jefe, es instalar y preparar una central meteorológica + cámara de video vigilancia. La central, que no sé de dónde la habrá sacado (comprada no, desde luego) es un armario donde se amontonan el sistema de compresión de vídeo, la central meteorológica, un router Zyxsel (no sé si ADSL), la fuente de alimentación del engendro y un montón de cables. En algún momento entre la compra del cacharro por su primer dueño y el ahora se traspapelaron los manuales, pequeña minucia ya que, como todo el mundo sabe, no sirven para nada y para algo tienes un informático en nómina. Lo que ha sobrevivido es un manual parcial de la instalación del sistema de vídeo en francés.

Lo gracioso es que, aún haciendo funcionar el cacharro, dudo que sirva de algo. No conozco todas las líneas de teléfono y ADSL que tenemos, pero dudo mucho que haya ADSL en una finca agrícola a tres kilómetros de El Torviscal.

Formatos de archivo raros

Cuando pides un favor a alguien de la familia (no me acuerdo si era novia o cuñada del hijo del jefe) para que nos imprima tres o cuatro páginas a color en su trabajo, hay que tener cuidado con el formato de archivo en el que se le manda la información. Es decir, aunque nosotros estemos acostumbrados a usar ese tipo de archivos (hablo en mi caso del departamento de informática, yo, y el de fabricación/pedidos, el delineante Centinel) no debemos dar por supuesto que una (o un) administrativa los conozca y sepa qué hacer con ellos, así que enviaremos esa información en el formato más universal posible.

Resumiendo: Nada de mandar archivos pdf dentro de un zip. Hay que usar jpg normales, para no liar al personal.

Vivo en 1980

Acabo de vivir una situación surrealista. Resulta que ambos dos hijos del jefe están en la Feria del Mueble de Milán y se les olvidó llevarse cierta documentación con ellos (dos páginas), así que le ha tocado a la chica de contabilidad ir a un locutorio para mandárselo por fax, ya que nuestra centralita sigue fuera de combate y por muchos días.

¡Ah!, si viviera en 2008 alguno de los dos tendría un portátil, en el hotel o en el recinto de la feria tendrían wi-fi y una impresora que prestarles un momento. Pero como eso es ciencia-ficción…

En honor a la verdad tengo que decir que han conseguido un ordenador unos minutos, de forma que les he mandado las dos páginas escaneadas. Sin embargo, como lo he mandado en un extraño formato, no han sido capaces de verlo, mucho menos de imprimirlo. La culpa es mía, por mandar dos imágenes GIF.

Creo que el N95 que lleva uno de los dos tiene wi-fi, pero para el caso…

No quería convertir este blog en otro de quejas y anécdotas del trabajo, pero hay días en que uno necesita desahogarse. Necesito una cerveza.

Segundo día sin centralita

Ayer a medio día se fue la luz en parte de las oficinas (malo, a esa hora los ordenadores los dejamos encendidos haciendo un scan con el antivirus). Es algo que nos pasa con cierta frecuencia, pero esta vez ha tenido unas consecuencias más puñeteras: media centralita está fuera de servicio. La mitad de las líneas de teléfono de la oficina no funcionan. Externamente, la línea de fax tampoco. Lo peor es que la extensión por defecto es una de las que no funcionan, así que estamos casi incomunicados. Además, necesitamos de dos o tres intentos para lograr hacer llamadas al exterior y lo mismo pasa para las que entran directas a facturación y contabilidad.

Además, como el jefe es tan ahorrador, pues no tenemos contrato de mantenimiento, así que no creo que el técnico se dé mucha prisa por venir, estaremos con las 24-48h de rigor. Entretanto, nos toca aguantar al jefe pegando voces y repitiendo que es un fusible. ¡Señor, qué cruz! Podía haberse ido a la feria de Milán con los hijos, leñe.

Por supuesto, que la centralita falle es culpa del informático, ya que debería saber arreglarla.