Segundo día sin centralita

Ayer a medio día se fue la luz en parte de las oficinas (malo, a esa hora los ordenadores los dejamos encendidos haciendo un scan con el antivirus). Es algo que nos pasa con cierta frecuencia, pero esta vez ha tenido unas consecuencias más puñeteras: media centralita está fuera de servicio. La mitad de las líneas de teléfono de la oficina no funcionan. Externamente, la línea de fax tampoco. Lo peor es que la extensión por defecto es una de las que no funcionan, así que estamos casi incomunicados. Además, necesitamos de dos o tres intentos para lograr hacer llamadas al exterior y lo mismo pasa para las que entran directas a facturación y contabilidad.

Además, como el jefe es tan ahorrador, pues no tenemos contrato de mantenimiento, así que no creo que el técnico se dé mucha prisa por venir, estaremos con las 24-48h de rigor. Entretanto, nos toca aguantar al jefe pegando voces y repitiendo que es un fusible. ¡Señor, qué cruz! Podía haberse ido a la feria de Milán con los hijos, leñe.

Por supuesto, que la centralita falle es culpa del informático, ya que debería saber arreglarla.

2 pensamientos en “Segundo día sin centralita

  1. Privateer

    Por supuesto todo lo que lleva botones es cosa del informático. A mi me han preguntado alguna vez cosas sobre una lavadora (lleva botones, claro) y no tengo ni puñetera idea de como se pone una (o no quiero acordarme).

    Un saludo 🙂

    Privateer

  2. Cubano

    Bueno, y como ya el cacharro se llame “ordenador”, no me libro. Esta tarde me toca pegarme de nuevo con el “ordenador de riego” de la finca. Espero que no pretenda que yo programe el riego de los frutales…

Deja un comentario