Windows 7 RC en el trabajo II: primeros días

Ya tengo 7 más o menos igual que XP, con todos los programas necesarios para el día a día. De estos días he salido con un cuelgue por intentar hacer el burro y dos problemas menores. El cuelgue (parcial, no tengo claro si fue un verdadero cuelgue o yo me cansé de esperar demasiado pronto) se dio porque intenté, sin querer, abrir un gif animado de mega y medio con un programa que, en Vista, me ha dado más de un problema. El gif estaba en una imagen ISO que estaba montada en una unidad virtual creada con VirtualCloneDrive (la primera vez que uso este programa). El archivo ISO estaba en una carpeta del servidor. El resultado fue el ordenador frito (teclado incluido, pero no ratón) durante cinco minutos, hasta que pulsé el botón rojo.

Los dos problemas menores son molestias algo puñeteras. El botón de imprimir que tienen ciertos formularios de la aplicación (que equivale más o menos a una impresión rápida) no funciona y tengo que usar el otro botón, que genera el listado en pdf un poco más en condiciones. Tampoco es que importe mucho, ya que el comportamiento del botón, de por sí, no era para echar cohetes. El otro problema es que no he encontrado opción para indexar una unidad de red, algo que en Windows Search 4.0 para XP sí pude hacer. El resultado es que las búsquedas son más lentas.

El explorador de Windows es muy parecido al de Vista (prácticamente igual) pero las opciones de ordenación, filtrado y apilado que en Vista estaban siempre visibles en la RC de 7 sólo lo están, al igual que en XP, en modo Vista detalles. Es una pena. Bueno, no, es una putada. Si no hay forma de dejar esas opciones siempre visibles, como en Vista, es un paso atrás en rendimiento y “usabilidad” que no entiendo. Cada vez podemos tener vista previa de más tipos de archivo (no sólo de imágenes o vídeos, sino también de documentos, pdf, etc.), por lo que las vistas de iconos o imágenes en miniatura dan más información, pero las opciones de ordenación, filtrado y apilado sólo están disponibles (en su forma más cómoda) en una vista concreta.

Ahora la parte buena: la mejora de rendimiento del sistema (incluyendo al operario) con respecto a XP es espectacular, y también supera a Vista. En entorno de múltiples ventanas/pestañas abiertas, que es lo habitual en mi caso, la nueva barra de tareas ahorra mucho tiempo a la hora de navegar entre ellas. Apenas he usado el Alt+tab estos días, lo cual es de agradecer porque en XP la mitad de las veces terminaba seleccionando la ventana que no era. Los efectos adicionales (en otro momento buscaré los nombres) del tipo sólo se muestra la ventana sobre la que tengo el puntero, agitar para despejar escritorio, estampar contra el borde superior de la pantalla para maximizar, contra los lados para obtener una ventana estrecha y de alto todo el escritorio o pinchar y arrastrar para cambiar el tamaño de la ventana hasta tocar la barra de tareas para obtener una ventana del ancho que deseemos y el alto del escritorio son vistosos, cómodos y útiles.

De momento, me va gustando mucho Windows 7, aunque mi entusiasmo se ha enfriado también mucho por la vuelta atrás en el explorador de Windows. Para empezar, ya me está obligando a usar vista detalles en todas las carpetas o, si no quiero, tirar de la galería fotográfica para poner moverme con comodidad por una carpeta llena de fotos y joderme en el resto de carpetas. Lo dicho, una lástima.

Deja un comentario