Ella y sus caprichos

Entiendo por qué los marinos tratan a la Mar de ella. En mi caso, la máquina de control numérico definitivamente también queda como ella. Caprichosa, voluble, desesperante…

La última ha sido con el armario de los nuevos dormitorios. Los costados tienen taladros en el canto, para poder unirlos a la base y al techo. El taladro para estos menesteres es bastante voluminoso y hay que bajarlo unos diez centímetros más allá del borde de la pieza, para que no roce.

Para que me sigáis, la bancada de la máquina mide unos tres metros de largo (eje X) por uno y pico de ancho (eje Y). El centro está en la esquina del fondo izquierda y es ahí, contra unos topes, donde acodamos las piezas que vamos a mecanizar. Los costados del armario miden dos metros de largo por algo más de 50 centímetros de ancho y los taladros horizontales se hacen en el lado corto. A la derecha no hay problemas, ya que queda algo más de un metro de bancada, pero a la izquierda toca trabajar con cotas negativas. El problema es que a la mínima nos podemos salir de los márgenes de la máquina y saltar un error de límites de ejes. Con una pieza de la cómoda, que casi cubría todo el eje Y, tuve problemas para sacar una herramienta especialmente voluminosa, ya que se salía de límites.

Hechas las presentaciones, ahora el problema: para posicionar el taladro horizontal en el lado izquierdo programo un movimiento rectilíneo rápido hasta la cota X-50 mediante la orden G00 (o sea, G00 X-50 Y-60). Lo siguiente es bajar el brazo, meter, sacar y repetir las veces necesarias. La máquina dice que no, que se sale de límites. Guay. Compruebo las coordenadas con las que usé en los costados de la mesita, la cómoda y el sinfonier. La cota de X-50 es correcta y funcionó entonces. Mal vamos.

Reviso línea a línea, teniendo especial cuidado en evitar órdenes incompatibles, de esas que ni siquiera vienen en el manual. Nada, aparentemente todo correcto. Sencillamente no quiere hacerlo. El manual no me da pistas.

Finalmente, tras día y medio de romperme la cabeza, me acuerdo de Naruto y lo intento aplicando pensamiento lateral. ¿Que no quiere ir a X-50? Pues que no vaya. Primero la mando a X100, digamos, y luego a X-50 (milímetros, claro). Vamos, que donde ponía:

G00 X-50

Ahora pone

G00 X100

G00 X-50

Y solucionado. Ya funciona. Si alguien sabe por qué, ruego me lo diga.

2 pensamientos en “Ella y sus caprichos

  1. Menxar

    Para que luego digan que ver Anime no vale para nada.
    Menos mal que ya has terminado el armario, que si no este fin de semana te veo teniendo pesadillas con él.

  2. Cubano

    Me acordé del Rasengan… Un día de estos a ver si le hago unas foticos a la señora y las subo. Hoy ha habido que ponerle una broca nueva y he podido ver de cerca el grupo del taladro/disco (9 brocas verticales, dos taladros dobles horizontales en sentido X, uno doble horizontal en sentido Y y la sierra de disco vertical) y es impresionante.
    Y verla moverse sin saber si el programa está bien o mal, con el pie rozando el área de presión para parada de emergencia, es una sensación acongojante.

Deja un comentario