Odio programar

Lo que pasa es que me gusta programar un poquito más de lo que lo odio. En el fondo es divertido resolver problemas, es bonito buscar una solución elegante, es satisfactorio encontrar esa solución…

Luego compilas y se acaba la satisfacción y empieza el odio. La solución es casi correcta, pero da pequeños fallos; no he contemplado todos los posibles errores; tengo algún fallo estúpido…

Ains… pero en el fondo, es divertido. Frustrantemente divertido. Curiosa situación.

Únete a la conversación

1 comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: