Nos han llegado este mes dos facturas de la eléctrica muy graciosas. Por un lado, un descuento por calidad del servicio que, tal y como uno lo entiende, es una factura de abono. Ya sea directamente, ya descontándolo en otra factura, nos van a devolver esa cantidad. Pues a continuación llega la factura normal donde, a la cantidad del mes, le suman el abono de la otra. Es decir, el descuento por calidad de servicio se lo tenemos que pagar nosotros a la eléctrica. Ya es tener cara.

Obviamente, se trata de un error. Pasa hasta en las mejores familias, y en las eléctricas, más (no quiero saber por qué). Lo que ya no es de recibo es que llevemos toda la semana llamada arriba, llamada abajo intentando que solucionen el problema.