Historias para no dormir: el TRAC desaparecido

Me manda un amigo la siguiente historia que reproduzco aquí tal cual. ¿Habrá segunda parte?

Vivo en medio del campo (a 6,5 km de la ciudad), casi no tengo vecinos, lo cual tiene sus ventajas y sus desventajas. Una de las desventajas es no tener ADSL como cualquiera lo tiene en una ciudad.

El caso es que hace ya bastantes años conseguimos poner teléfono fijo, o algo parecido, con un aparato de Telefónica llamado TRAC (Telefonía Rural de Acceso Celular) y que además de ser de funcionamiento analógico fallaba más que una escopeta de feria. Con los años conseguimos que nos lo cambiaran por otro de funcionamiento digital con el que por fin tendríamos internet (Cuando todo el mundo llevaba ya tiempo con ADSL yo conseguí una línea de 56Kbps que nuca fue a más de 44Kbps). Las llamadas funcionaban mejor que antes, pero Internet…

Ni que decir tiene que al tener contratado un servicio un tanto especial hemos tenido problemas de facturación (sobre todo con la factura plana), con el servicio técnico (algunos no tenían ni idea de qué era eso de un TRAC) y con atención al cliente, que si los del SAT no sabían qué hacer con nosotros ya ni cuento los de atención al cliente.

El caso es que la Junta hace un tiempo empezó a subvencionar un servicio de ADSL WIFI para las personas que, como nosotros, no tenían posibilidad de disfrutar del ADSL. Nos interesó, lo pusimos y tenemos ADSL de 1Mb que (salvo un par de averías en la central) va bastante bien. Y, por supuesto, dimos de baja el TRAC de Telefónica porque teniendo móviles no nos merecía la pena seguir pagando el fijo para lo poco que lo usábamos.

Lo bueno empieza cuando un técnico de ABENTEL (subcontrata de Telefónica que se dedica a la instalación de los equipos, resolución de averías, etc.) viene a recoger el equipo y lo primero que pide es la llave para abrir el aparato. Le explicamos que el técnico que lo instaló no dejó ninguna llave y nos dice que no pasa nada y que lo quitará de otra forma. La otra forma fue rompiéndolo y dejando una preciosa marca de hacer palanca con el destornillador en la pared. Además de desconectarme el punto de acceso WIFI que tenía al lado porque le salió de los cojones.

Mi madre estaba para que le diera un ataque. El tipo tomándose unas confianzas que en ningún momento se le dieron, ensuciando y tocando cosas que nada tenían que ver con lo que tenía que hacer y un largo etcétera, y para rematar la faena quería que le firmáramos un albarán en blanco. Por supuesto, le obligamos a indicar que retiraba el equipo y por qué, y menos mal.

Ahora llega un factura de Telefónica (nos dimos de baja en Marzo) reclamando casi 500€ por el TRAC que según ellos no hemos entregado. Hemos llamado a Telefónica y nos han dicho que en ABENTEL les informaron de que nos habíamos negado a entregar el equipo. Ya hemos puesto reclamación pertinente para que nos devuelvan el dinero (por supuesto los 500€ ya nos los han cobrado) indicando todo lo ocurrido el día que recogieron el equipo, el comportamiento del técnico y, por supuesto, su nº de matrícula.

Ahora tienen 10 días para contestarnos, a ver qué pasa.

Deja un comentario